banner upc 2018-3_Mesa de trabajo 1_Mesa

Yunes y Winckler sin impedimento para hablar de desaparición forzada



La tarde noche de este martes se informó que todos los mandos y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que habrían participado en el delito de desaparición forzada, entre ellos Arturo Bermúdez Zurita perdieron el amparo para evitar que el gobernador y el fiscal se pronunciaran al respecto.

Es decir, tanto Miguel Ángel Yunes Linares como Jorge Winckler Ortiz, gobernador y fiscal general del estado respectivamente, podrán seguir hablando del tema que pretendían Bermúdez y los demás implicados, no fuera informado a la opinión pública. La demanda de amparo, promovida ante el juzgado decimoséptimo de distrito bajo el expediente 140/2018, suscrita por todos los implicados, reclamaba la no divulgación de datos personales e información con respecto del avance de las indagatorias que mantienen presos a 19 ex mandos y elementos, entre ellos el ex titular. La intención de Bermúdez, su defensa y las del resto, de mantener en reserva los hechos, deriva de las coberturas de medios de comunicación en las audiencias de imputación y vinculación, donde se han vertido datos de cómo operaba la estructura de la SSP, bajo la orden sistemática de desaparecer personas presuntamente vinculadas al crimen organizado. Además, se agregan los comentarios en medios del gobernador Yunes Linares, que a decir de la defensa de los vinculados, los hacía ver como si fueran culpables sin existir sentencia de por medio. La audiencia incidental del caso tuvo verificativo este día y el juez determinó que no es procedente otorgar la suspensión definitiva a los presuntos participantes del delito de lesa humanidad, que hasta ahora acredita a 15 víctimas. Cabe destacar que la suspensión provisional fue concedida a los promoventes en semanas pasadas y dicha resolución fue impugnada por la Fiscalía General del Estado (FGE), sin embargo un tribunal colegiado determinó que la queja era infundada. Las defensas presentaron como parte de sus pruebas algunas copias simples de las notas periodísticas de quienes han dado cobertura a los hechos, lo que fue objetado por la FGE y finalmente redundó en que se negara el amparo.