banner upc 2018-3_Mesa de trabajo 1_Mesa
  • Coatza Digital

Se politiza la entrega de apoyos en Oaxaca, con abucheos reciben a Aurelio Nuño



Juchitán, Oaxaca.- Entre gritos de “¡fuera, fuera!” el secretario de educación pública federal, Aurelio Nuño, dio el banderazo de arranque para la demolición de las escuelas que fueron dañadas por el sismo del pasado jueves 7 de septiembre en Juchitán, Oaxaca.

Acompañado del gobernador del estado Alejandro Murat, quien en vano se esforzó por tranquilizar a los istmeños, el secretario de educación señaló que tras la tragedia en los distintos municipios de Oaxaca y Chiapas, los distintos sindicatos que mantienen constantemente bloqueos, no reaccionaron para la ayuda, pero al menos permitieron realizar las labores de rescate y entrega de víveres al no realizar ningún movimiento.

En entrevista tras el arranque de la demolición del Centro de Educación en Juchitán, señaló que no hubo diálogo con los sindicatos en Oaxaca, la CNTE y el SNTE, tras el siniestro que derrumbó casas, edificios y por lo menos 50 escuelas, pero de igual manera las manifestaciones cesaron en la entidad. Destacó que al menos los sindicatos permitieron a los cuerpos de rescate realizar la entrada a los municipios oaxaqueños en desastre así como la entrada de víveres.

La molestia generalizada entre los habitantes no sólo de Juchitán si no de varias comunidades del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca radicó en la politización que existe en la entrega de víveres y recursos de ayuda provenientes de las instituciones públicas, señalan que al ser de diferente partido político los gobiernos municipales y estatal, el reparto de los recursos es inequitativo.


mejorando_Mesa de trabajo 1.png

D.R. Coatza Digital 2018

Coatzacoalcos, Veracruz, México

Recurso 11_5x.png