banner upc 2018-3_Mesa de trabajo 1_Mesa
  • Coatza Digital

Educación y Economía: El nuevo Modelo Educativo | Barra Libre Coatza Digital



Recientemente el secretario de Educación, Aurelio Nuño, presentó el Nuevo Modelo Educativo que modificará, en el 2018, los programas y planes de estudio que actualmente aprenden unos 32 millones de niños y jóvenes de primaria, secundaria y bachillerato en México.

Esta noticia es importante para la economía, ya que uno de los principales factores que determina el progreso de los países es la educación.

Los países catalogados como desarrollados se caracterizan por contar con bajos índices de analfabetismo y una población con altos niveles de escolaridad.

En México todavía tenemos 5 millones de analfabetas y una escolaridad promedio de 9.1 grados, lo que equivale a la secundaria completa, cifra inferior a la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) del que nuestro país forma parte.

Por otro lado, los últimos resultados que tenemos del Programa Internacional para la Evaluación de los Alumnos de la misma OCDE, muestran que nuestro país ocupa el último lugar en matemáticas, lectura y ciencias dentro de las 34 naciones que la integran y que tomará más de 20 años a México alcanzar el promedio de la OCDE en matemáticas y en lectura.

No obstante, nuestro país es uno de los países que más gasta en educación como porcentaje de su PIB a nivel mundial.

De acuerdo a datos de la OCDE, ese porcentaje ronda alrededor del 6%, lo cual es mayor al porcentaje del PIB que se gasta en educación en países como Japón, Corea del Sur o España.

Nuestro país gasta entonces en el sector educativo mucho dinero sin que ello se vea reflejado en la calidad de los conocimientos para quienes la reciben.

Las metas cuantitativas han tenido más peso que las cualitativas y el sector educativo ha tendido a la politización y la burocratización descuidando la calidad académica.

Y es que a pesar que el gobierno gasta mucho en educación como porcentaje del PIB, si nos vamos al gasto por estudiante nos damos cuenta que es el más bajo de los países de la OCDE.

Esto no es casual. Revisando las cifras, vemos que de cada peso que el gobierno destina a la educación, 81 centavos se van para sueldos de maestros y burocracia y solamente 19 centavos para el mejoramiento de las escuelas.

No se trata entonces de gastar más en educación como algunos piensan, sino de gastar mejor.

Si a la par del Nuevo Modelo Educativo no se genera una cultura de evaluación sistemática de la educación (hecha por agencias independientes, con indicadores de desempeño objetivos, cuantitativos y cualitativos), poco avanzaremos en la calidad educativa.

El asunto es crucial, porque de la calidad del capital humano formado y del conocimiento generado

dependerá el desarrollo futuro de México.


mejorando_Mesa de trabajo 1.png

D.R. Coatza Digital 2018

Coatzacoalcos, Veracruz, México

Recurso 11_5x.png